“Lo Bueno, lo Malo y lo Feo”

Foto: www.fandom.com

De la trilogía de los «Spaghetti Western», producidas en Italia y filmadas en España, protagonizadas por el gran actor y luego director de cine Clint Eastwood, se estrenó en 1966 «Lo Bueno, lo Malo y lo Feo», título que se ha usado posteriormente para destacar lo mejor y peor de cualquier actividad, incluyendo las del ámbito deportivo. Cada temporada de Fórmula Uno tiene su buena dosis de ellas, las cuales tratamos de reproducir.

Como casi siempre, de LO BUENO hubo bastante, incluyendo para algunos, el que ya la zafra terminó. El dominio absoluto de un piloto -Max Verstappen- sobre un imbatible monoplaza Red Bull RB19 y la herencia de un propulsor Honda confiable y eficiente, terminó por romper una cantidad de récords para una campaña, sin hacer perder la popularidad de la categoría, la cual más bien sigue en aumento, sobre todo en Norteamérica, con tres exitosos eventos en diferentes circuitos de los EEUU.

Resultó muy buena la llegada del piloto español Fernando Alonso al equipo Aston Martin. El bicampeón mundial, sacó a relucir su talento y veteranía para poner al AMR23 en el podio en 6 de las primeras 8 carreras de la temporada y a pesar de sus 42 años de edad (impensable en la F1 contemporanea), fue protagonista de extraordinarias maniobras de exitosos ataques y defensas sobre los más variados contrincantes a lo largo de la campaña.

Otro conjunto que salió exitoso de la recién concluida temporada fue McLaren. A pesar de un inicio incierto, fue desarrollando adecuadamente  su  MCL60,  hasta  volverlo  verdaderamente competitivo al frente, logrando la dupla de Lando Norris y Oscar Piastri extraordinarios resultados que incluyeron 9 podios (a partir  del  GP  de  Inglaterra)  y  un  triunfo  para  el  novato australiano (OP) en la carrera de Sprint en Catar.

La contraparte, e iniciando LO MALO, fue el fracaso (de nuevo) de tanto Mercedes como de Ferrari, de los cuales ciertamente se esperaba más. Los primeros no han podido sortear su error de concepto   en  el  W13  con  las  nuevas  regulaciones  en  2022, terminando  el  heptacampeón  mundial  Lewis  Hamilton,  sin victorias desde su debut en 2007, ni en la campaña del 2022 ni en está  del  2023.  Mientras  tanto,  Ferrari  demostró  tener  un monoplaza  rápido,  acreditado  por  las  siete  posiciones  de vanguardia en la parrilla de salida, pero aquejados del pernicioso problema  de  la  caída  de  rendimiento  condicionado  por  el prematuro recalentamiento y degradación de los neumáticos.

También resultó muy malo, el bajón experimentado por Sergio Pérez, después de un soberbio inicio que mostró a la dupla de Red Bull con dos triunfos por lado en las primeras cuatro carreras. Luego, lamentablemente el mejicano se desplomó y nos privó de una nueva confrontación en un equipo dominante, de las épicas vividas previamente como las de Ayrton Senna con Alain Prost en McLaren, Nelson Piquet con Nigel Mansell en Williams y las muchas internas de Ferrari.

Dentro de lo malo, hay que incluir las muy malas condiciones climáticas en las que se corrió el Gran Premio de Catar. La alta temperatura ambiental y la humedad (a pesar de ser una carrera nocturna) afectó físicamente a no pocos pilotos, incluso obligando al retiro de uno de ellos (el norteamericano Logan Sargeant). Estos son los asuntos donde la intervención de la FIA es más importante  y  deseable  que  en  las  que  innecesariamente  se inmiscuye demasiado en la actualidad (agregarlo a lo malo).

Finalmente, LO FEO. El asunto de la alcantarilla en Las Vegas. La tapa del desagüe en el trazado, que al salirse provocó el accidente en el inicio de las prácticas libres del Ferrari de Carlos Sainz, que pudo  haber  tenido  peores  consecuencias  y  que  como  únicos culpables  podría  en  todo  caso  asociarse  a  una  falla  en  la preparación del circuito urbano y nunca a los participantes. El manejo  ulterior  por  las  autoridades  fue  totalmente  injusto, penalizando al corredor por cambiar piezas rotas en el percance y por otro lado sacar al público de sus asientos (no baratos) al tener que suspender la prueba hasta hacer los arreglos y concluir la tanda con tribunas vacías porque había concluido el horario de trabajo del personal de seguridad.

Con  esta,  concluimos  las  columnas  del  presente  año  2023. Agradezco a los lectores por el seguimiento y los comentarios.

Feliz Navidad y lo mejor para todos en el 2024.

formulaburgerf1@gmail.com

Acerca de Bruno Burger 129 Articles
Miembro titular de la Comisión Médica de la FÍA para F1 (1995-2015).

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*