Red Bull por docena

El ganador del GP de Bélgica 2023 de Fórmula Uno Max Verstappen, a punto de cruzar la línea de meta en su Red Bull RB19. Foto: Andy Hone / Motorsport Images

El Gran Premio de Bélgica de Fórmula Uno, el tercer evento de la presente temporada con la adicional carrera al sprint el día

sábado, fue dominado ampliamente por Max Verstappen y Red Bull, triunfando en ambas, para llevar al equipo austríaco a 13 victorias  consecutivas,  12  iniciando  una  campaña  y  así definitivamente batir el récord de McLaren impuesto en 1988.

Para el neerlandés, buscando su tercer campeonato consecutivo (para emular a cuatro grandes laureados que lograron tres o más seguidos como Juan Manuel Fangio de 1954 a 1957, Michael Schumacher de 2000 a 2004, Sebastian Vettel 2010 a 2013 y Lewis Hamilton de 2017 a 2020), fue el décimo triunfo en 2023 y octavo seguido, colocándose a uno de Vettel quien logró la hazaña en 2013, también con el equipo de la bebida energética.

Además de su centésimo cuarto triunfo en la F-1, Red Bull alcanza 27 en su historial finalizando 1-2, pero apenas el quinto de esta dominante campaña, el primero desde Miami por el bajón de Sergio Pérez desde Mónaco hasta recuperar un puesto en el podio en Austria 4 carreras después del evento norteamericano.

Fue  el  tercer  triunfo  consecutivo  de  Verstappen  en  Spa- Francorchamps, si bien, el de 2021 regalado por la inexistente carrera iniciada y terminada con el vehículo de seguridad 2 giros después, bien compensado en las dos últimas por su salida desde el 14º lugar en 2022 y en la actual desde la sexta casilla. Incluso el  director  del  equipo  Christian  Horner,  bromeaba  que  el desempeño de su piloto líder no fue tan buen este año porque le extrañó que tardara 17 vueltas para llegar al primer lugar desde la sexta casilla, mientras que en la anterior apenas 11 desde la décimo cuarta.

Apartando a Red Bull, el mejor del resto sigue variando de carrera en carrera, dependiendo más de las características del trazado y factores ambientales que la introducción de reformas, que en algunos casos como Mercedes están dedicadas más al monoplaza 2024 que a mejorar el actual, convirtiendo los grandes premios en sus  ensayos  de  innovaciones.  Aun  así,  la  estabilidad  en  el desempeño del equipo alemán con apenas 2 retiros y el promedio de 4.3 puestos para Hamilton y 6.1 para George Russell en las 12 carreras más las tres de Sprint, los mantiene en el segundo lugar de la clasificación de constructores, 51 puntos por delante de Aston Martin, equipo que inició fuerte la campaña, logrando Fernando  Alonso  6  podios  en  las  primeras  8  carreras,  para promediar 4.4 en las 12, pero con poca ayuda de su compañero Lance Stroll  (promedió 8.6 en las 10 carreras terminadas, además sufriendo por desarrollos poco productivos.

Mención especial para Ferrari y McLaren. La escudería italiana en el cuarto lugar de la clasificación de constructores, pero apenas a 5 puntos de Aston Martin, mientras los de Woking un poco más lejos de los transalpinos a 88 unidades en el quinto lugar.

En esta carrera Ferrari consigue con Charles Leclerc apenas su tercer podio de la temporada, pero como dato curioso e interesante es que todos han sido en los eventos con carreras de Sprint adicional (tercero en Azerbaiyán, segundo en Austria y tercero en Bélgica). Podría ser casualidad, aunque existen varias teorías para explicarlo, siendo la más simple y posible, que con una sola práctica libre los viernes (los eventos con Sprint)al monoplaza no se le pueden hacer muchos ajustes para alterar lo bien preparado por  los  ingenieros  en  Maranello.  Ayudó  en  Bélgica,  que  la degradación excesiva de los neumáticos que sufre habitualmente el SF-23, fue mucho menor gracias a que los neumáticos más blandos (franja roja) duraron mucho más de lo previsto por la baja temperatura de la pista y que la ligera lluvia ayudó evitando el sobrecalentamiento.

Mientras McLaren, con un inicio de campaña incierto, mostró un avance significativo en las dos últimas competencias con el segundo lugar de Lando Norris en Silverstone y el Hungaroring, mientras su compañero el novato Oscar Piastri terminaba 4º y 5º respectivamente. En Spa, la preparación del vehículo dictó el desempeño. Un alerón trasero demasiado grande, con mucho agarre, le quitó velocidad de punta, fácilmente visible como adelantaban  a  Norris  en  la  larga  recta  de  Kemmel,  aunque realmente efectivo en la lluvia con la pista mojada, lo que permitió observar el talento del novato australiano en la clasificación y la carrera corta del Sprint terminando 2º en ambas (el domingo se retiraba en la primera vuelta por una colisión con Carlos Sainz en la primera curva) y a Norris cuando la lluvia se hizo presente por algunos giros hacia la mitad de la carrera el domingo, lo cual le permitió al piloto británico reducir 8 segundos la diferencia con el líder Verstappen en apenas 3 vueltas, para así ayudarlo a finalizar en el séptimo lugar.

Con la llegada de las vacaciones para todo el personal de los equipos de la Fórmula Uno, agosto servirá para “recargar las baterías personales” y regresar a fin de mes con la segunda parte y las 10 competencias restantes de la temporada 2023.

formulaburgerf1@gmail.com

Acerca de Bruno Burger 129 Articles
Miembro titular de la Comisión Médica de la FÍA para F1 (1995-2015).

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*