Demasiado fácil

Max Verstappen en el podio del GP de España 2023 en Montmeló. Primero, de punta a punta (otra vez). Foto: Zak Mauger /Motorsport Images

Max Verstappen dominante también en Barcelona, para su quinta victoria de la temporada de Fórmula Uno 2023, en esta ocasión en forma contundente, liderando todas las instancias; desde las prácticas libres, clasificación a la parrilla de salida y en la carrera (de punta a punta como en la previa de Mónaco).

Al ser el único líder y obtener la vuelta más rápida, el neerlandés bicampeón reinante, consigue su tercer Grand Slam (Grand Chelem) después de Austria 2021 e Imola 2022, para alcanzar 40 triunfos en su historial, justamente donde obtuvo su primero debutando con el equipo Red Bull en 2016.

Mientras Verstappen se coloca a una victoria de alcanzar al mítico Ayrton Senna y los cinco pilotos más ganadores en la historia de la máxima categoría del automovilismo mundial (Lewis Hamilton 103, Michael Schumacher 91, Sebastian Vettel 53 y Alain Prost 51),  su  equipo  Red  Bull  con  siete  triunfos  consecutivos  al comienzo de una campaña, podría alcanzar y batir -como ya lo han previsto algunos- el récord de 11, impuesto por los invencibles McLaren  con  la  dupla  Senna-Prost,  ganadores  (7  y  8 respectivamente) en 15 de las 16 competencias de la contienda de 1988.

El natural de Hasselt (Bélgica), lidera la clasificación de pilotos con un total de 170 puntos, 53 más que su compañero, Sergio ‘checo’ Pérez, considerado como el posible competidor al título, con dos de los siete triunfos del equipo, pero quien ha sido inconsistente con tres salidas fuera de los 10 primeros lugares y tampoco pudiendo mantener un ritmo similar al del líder de la escudería  austríaca,  sobre  todo  en  esta  última  carrera  en Cataluña, terminando detrás de los Mercedes, incluso de George Russell quien arrancó un puesto más atrás (12º).

Pero, así como el desempeño del renovado W14 fue sorprendente, terminando Hamilton segundo y Russell tercero, lo cual puede significar un regreso a la competitividad -perdida con el concepto de  mínimos  pontones  del  W13-,  también  fue  sorpresivo  lo contrario,  con  Aston  Martin  y  Ferrari.  Este  último  con  su problema habitual de una buena tanda de clasificación, al menos con Carlos Sainz, quien se colocó en la primera fila de la parrilla de salida, para luego decaer en la carrera, terminando quinto, detrás de los Red Bull y los Mercedes. En esta ocasión a Charles Leclerc tampoco le fue bien en la clasificación para los puestos en la parrilla de salida, apenas el 19º lugar, quedando fuera en la primera tanda (Q1), para terminar la carrera fuera de los puntos (11º).

Tampoco tuvieron buen desempeño los Aston Martin, nunca viéndose competitivos, finalizando Fernando Alonso en el 7º lugar (su peor resultado del año) con su compañero el canadiense Lance Stroll por primera vez adelante, una posición.

Con estos resultados y lo que inicialmente sorprendió a muchos, el puesto poco usual de algunos en la parrilla de salida. Lando Norris (McLaren/Mercedes) clasificó tercero y su compañero el novato australiano Oscar Piatri décimo; los pilotos de Alpine Pierre Gasly y Esteban Ocon clasificaron 4º y 7º respectivamente, agregando a Nico  Hulkenberg  de  HAAS/Ferrari  en  la    casilla.  Esto, ameritaba una explicación aceptable y en lo posible lógica.

El  común  denominador  de  los  resultados  terminó  siendo  la ventana correcta en la temperatura de los neumáticos en un ambiente frio después de lluvia para la clasificación, mientras que en la carrera fue lo contrario con varios grados por encima. Para la Pole fue necesario calentarlos lo suficiente y para la carrera más  bien  disipar  el  calor  y  evitar  su  sobrecalentamiento. McLaren, Alpine y Ferrari (con Sainz) lograron lo primero, pero no lo segundo. Mercedes fue al contrario y Red Bull no con Pérez, pero si con Verstappen, lo logró en ambos escenarios.

El circulo “virtuoso” se formó con una carga aerodinámica en perfecta sintonía con la temperatura de los neumáticos. Para Mercedes el secreto, un monoplaza más cerca del suelo, en parte gracias a las características del trazado liso y poco ondulado de la antigua finca de La Moreneta.

El resultado –apartando el dominio inobjetable de Verstappen- parece señalar una aparente tendencia a la mejoría de Mercedes o puede  haber  sido  circunstancial,  con  el  añadido  de  un  mal desempeño de los demás. Solo lo sabremos con lo que suceda en las siguientes  carreras,  comenzando  por  un  circuito  totalmente diferente como lo es el Gilles Villeneuve en Montreal.

formulaburgerf1@gmail.com

Acerca de Bruno Burger 129 Articles
Miembro titular de la Comisión Médica de la FÍA para F1 (1995-2015).

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*