Octavo Round

Bakú, a orillas del Mar Caspio, circuito urbano de la Fórmula Uno con una larga sección casi recta de más de 2 kilómetros, en la cual se han registrado velocidades por encima de 370 km/h. Foto: motorauthority.com 

Este fin de semana se corre en la ciudad de Bakú, el quinto Gran Premio de Azerbaiyán de Fórmula Uno, inaugurado en 2016 como el vigésimo tercer GP de Europa.

Si bien es un circuito urbano como el previo de Mónaco, éste, a orillas del Mar Caspio ofrece una variedad de condiciones en su trazado que lo colocan en una categoría realmente distinta, siendo intermedia en cuanto a la preparación de los monoplazas, al mezclar condiciones de pista que requieren en algunas secciones mucho agarre aerodinámico (como en Mónaco), mientras que en otras es todo lo contrario, especialmente tomando en cuenta una larga recta de 2.2 kilómetros, donde en 2016 se registró la mayor velocidad de un vehículo de F-1 en toda su historia, sobrepasando los 378 km/h. Por lo tanto, se requiere un buen agarre con mucho apoyo en las secciones lentas y poco alerón trasero en la larga recta para reducir la resistencia (drag) y lograr mucha velocidad para adelantar o no ser adelantado. El circuito supuestamente está dado para los Red Bull, monoplazas que de nuevo correrán con una preparación de bajo agarre (al estilo Monza) sacrificando apoyo en las curvas ya que no las hay muy rápidas, pero desarrollando mayor velocidad de punta. Inicialmente conceden la posición de vanguardia en la parrilla de salida a Ferrari para tener mejor balance y desempeño para la carrera. 

En buena parte esa ha sido la historia de la presente temporada. Ferrari con Charles Leclerc han logrado 5 poles en 7 carreras, pero con solo dos triunfos del monegasco, reiterando que es el más rápido en una vuelta, pero sucumbe por una razón u otra en las competencias de un poco más de 300 kilómetros de distancia total. Por coincidencia, en la actualidad, los líderes del campeonato de pilotos Max Verstappen y Charles Leclerc llevan 14 poles cada uno, pero mientras el neerlandés ha triunfado en 23 ocasiones en su carrera en la F1, Leclerc apenas lleva 4 victorias. 

Otro dato interesante, es que ninguno de los dos ha subido al podio en el trazado de Azerbaiyán, Verstappen fue el más cercano en lograrlo en 2021, cuando un pinchazo lo sacó de la competencia mientras lideraba fácilmente faltando apenas unos seis giros para el final. Mientras Carlos Sainz tampoco ha podido subirse al podio, Sergio Pérez si lo ha visitado en 3 oportunidades: tercero con Force India en 2016 y 2018, agregando el de su primer triunfo con el equipo austríaco, posición heredada con la salida de Verstappen el año pasado. Con su buen desempeño reciente, el triunfo hace dos semanas en el GP de Mónaco y la extensión de su contrato en Red Bull por otro par de temporadas, se espera otro buen resultado del mexicano en las calles de Bakú. 

Justamente el trabajo en equipo en Red Bull ha rendido sus frutos, pasando a comandar la clasificación de constructores, a pesar de tres retiros en las primeras carreras de la campaña por fallas mecánicas (ambos pilotos en Baréin y de nuevo Verstappen en Australia), dando un vuelco a la clasificación logrando el doble de puntos que Ferrari (84 vs 42) en las dos últimas carreras, con el retiro de Leclerc en España por problemas mecánicos de su F1-75 y el desastre estratégico en Mónaco que no solamente privó la victoria y posible doblete, terminaron ambos Ferrari segundo y cuarto detrás de los Red Bull.

Favoritos para ganar en Montmeló y en las calles de Montecarlo, Ferrari perdió una gran oportunidad de mantenerse por delante en la clasificación de pilotos y constructores. Ahora Red Bull es líder y favorita en Bakú y la próxima en Montreal, por características bastante similares de ambos circuitos (largas rectas y curvas lentas), por lo que los de Maranello tendrán que esforzarse para no caer en una mala racha en el tercio medio de la presente zafra. 

Hasta el presente los mayores triunfadores en Azerbaiyán habían sido los pilotos de Mercedes, con triunfos en 3 de las 5 carreras hasta ahora, si bien una sola vez para Lewis Hamilton, en 2018, y eso por un pinchazo faltando 3 vueltas del líder, su compañero de equipo Valtteri Bottas, quien también dominó la edición 2019 (no se corrió en 2020 por la pandemia del SARS-CoV-2). En 2016 -como GP de Europa- el triunfo correspondió a Nico Rosberg, eventual campeón de la temporada. Con su “Talón de Aquiles”, el fastidioso rebote (porpoising), la larga sección rápida casi recta de Bakú, más que literalmente, será un verdadero dolor de cabeza para Hamilton y George Russell, hasta que el equipo logre dominar el tremendo daño colateral del “efecto suelo”. 

Si bien, milagrosamente no se utilizó el Vehículo de Seguridad en la primera edición del evento en 2016, las características del trazado urbano, hacen muy factible neutralizaciones e interrupciones de la carrera si se presentan accidentes o retiros, por lo que un dominio absoluto, como el Grand Slam de Nico Rosberg en 2016 o grandes ventajas de los líderes, luce poco probable.

Por lo tanto, las predicciones son de Ferrari para la Pole y Red Bull para triunfar en la carrera. Sin embargo, la frase del inolvidable Yogi Berra, siempre se mantiene vigente: “Es difícil hacer predicciones, sobre todo del futuro” 

formulaburgerf1@gmail.com 

Se el primero en Comentar

Deja un Comentario

Su correo no sera publicado.


*