GP de España

Estatua homenaje a Juan Manuel Fangio en el circuito de Cataluña en Montmeló. Foto con el suscrito. 

Este fin de semana se corre el sexagésimo sexto GP de España (53º desde el inicio oficial del campeonato en 1950), sexta carrera válida del campeonato de Fórmula Uno 2022. 

Se cumplen 10 años del triunfo del venezolano Pastor Maldonado, último americano hispanoparlante en ganar una carrera de la F1, hasta la victoria del mexicano Sergio ‘checo’ Pérez en Baréin 2020. Son apenas 7 (de los 111 ganadores) con al menos una victoria en la categoría reina del automovilismo mundial. Argentina el país con más triunfos con 38, comandados por el pentacampeón Juan Manuel Fangio con 24, el recientemente fallecido Senador vitalicio Carlos Reuteman con 12 y José Froilán González con 2. México había logrado 2 triunfos previamente con Pedro Rodríguez y finalmente Colombia con Juan Pablo Montoya otras 7 victorias, para un total de 49 (en 1062 eventos). 

Aunque España ha tenido una larga tradición de carreras automovilísticas con grandes premios desde 1913, apenas segundo después de Francia (1906) y presente a partir de 1951 en el calendario del campeonato mundial de la F1, fue solo después de los éxitos del asturiano Fernando Alonso que los españoles contagiados por la “Alonsomanía” popularizaron la Fórmula Uno en la península ibérica, previamente solo fanáticos del motociclismo, con múltiples campeones mundiales en varias categorías. 

En esta ocasión, participarán dos pilotos locales. El bicampeón Fernando Alonso -el único español laureado y ganador de carreras- quien corre con el equipo francés Alpine y, el madrileño Carlos Sainz quien lo hace para Ferrari. Con un rol secundario de Alonso en la presente campaña, todos los ojos estarán pendientes del desempeño del capitalino, quien para esta temporada cuenta con un vehículo verdaderamente competitivo, líder del campeonato de constructores y también el de pilotos gracias a dos triunfos de su compañero de equipo Charles Leclerc. 

Hasta el momento, cumplidas las cinco primeras carreras de la campaña, ha sobresalido en el equipo transalpino el piloto monegasco, quien ha luchado por el primer lugar en todas las competencias con el campeón reinante, Max Verstappen, quien cuenta de nuevo con un extraordinario monoplaza e intacta su motivación de seguir ganando. 

Al conseguir 60 puntos en las dos últimas carreras (en Imola con Sprint y Miami), el neerlandés redujo la desventaja con Leclerc en 27 unidades, colocándose en la actualidad a solo 19 puntos del líder a pesar de dos retiros en las primeras tres carreras por problemas mecánicos. 

Con tres triunfos para Verstappen y Red Bull, por dos de Leclerc y Ferrari, ambos equipos llegarán a Barcelona con la intención de mostrar supremacía, mientras se espera que Mercedes entre en la lucha cuando logre sortear los problemas del W13, que lamentablemente parecer ser de concepto. Finalmente, Ferrari introducirá mejoras y evoluciones en el F1-75, las cuales han sido retrasadas por las limitaciones del tope presupuestario (140 M$), mientras en Red Bull, siempre más agresivos y rápidos han hecho el gasto inicialmente y por lo tanto no traerán nuevos desarrollos importantes hasta el GP de Inglaterra en julio, limitándose a una reducción paulatina de hasta 7 kg peso en el RB18. 

Ferrari busca aumentar la velocidad de punta entre 8 y 15 km/h de desventaja con Red Bull y un mejor desempeño de sus neumáticos con un nuevo piso más rígido que logrará acercarlos más al suelo (más agarre) sin incrementar el rebote (porpoising). 

Por ser muy técnico, el trazado de Montmeló ha sido siempre muy ventajoso para el mejor chasis/motor, por lo que Mercedes ha dominado desde el inicio de la era híbrida en 2014, con 7 victorias, las últimas 5 consecutivas por Lewis Hamilton. La única vez que perdió la casa alemana fue en 2016 cuando ambos pilotos chocaron (Hamilton y Nico Rosberg) para darle el primer triunfo a Max Verstappen, el piloto más joven en la historia de la F1 en su primera carrera con Red Bull, promovido de Toro Rosso. 

Como Ferrari y Red Bull son los favoritos para ganar y llenar el podio, los locales apuestan por la primera pole y victoria en la categoría reina para Carlos Sainz, lo cual es muy factible y posible para el ibérico, amplio conocedor del trazado y quien se desea reivindicar ante su público tras tantos percances sufridos en las carreras iniciales de la campaña, tanto por culpa de su equipo como por sus propios errores. 

Si puede ganar el cotejo, es poco probable que la administración actual de Ferrari intente intercambiar las posiciones, a pesar de tener a Leclerc como líder del campeonato y principal candidato a titularse por primera vez para la escudería de Maranello desde que Kimi Raikkonen lo lograra en 2007. Lamentablemente hemos visto las más variadas formas en que se han impartido órdenes de equipo para dejar adelantar al agraciado compañero. La más flagrante y antipática, especialmente para los espectadores, fue en el GP de Austria, apenas la sexta válida de la temporada 2002, cuando Jean Todt (futuro presidente de la FIA) le pidió a Rubens Barrichello entregar el triunfo “por el título” a Michael Schumacher. 

Pero la escudería se las ha ingeniado para lograr este mismo objetivo en formas más sutiles. Felipe Massa fue la víctima preferida. En Brasil 2007 lo retrasaron en los pits para poner a Raikkonen adelante (esa vez si por el inminente título); en 2010 en Hockenheim-Alemania fue la famosa frase: “Alonso es más rápido que tú” y en Austin-Texas 2012, fue el colmo: le cambiaron la caja de cambios para penalizarlo y así Alonso tendría mejor posición en la parrilla de salida. 

Esta vez, la ventaja de ser local, si puede ser favorable para el español. 

formulaburgerf1@gmail.com 

Se el primero en Comentar

Deja un Comentario

Su correo no sera publicado.


*