“Expectación”

Foto: Cortesia FIA (Fédération Internationale de l’Automobile ). 

Mientras crece día a día la expectativa sobre la próxima temporada de Fórmula Uno a iniciarse en un mes y los equipos siguen haciendo las presentaciones de los colores de sus futuros monoplazas, la FIA ha comenzado a definir los cambios en los reglamentos deportivos que entrarán en rigor a partir de la primera válida en Bahrein. Estos basados mayormente sobre las experiencias del 2021 en las carreras denominadas “Sprint de Clasificación” y los eventos acortados por cualquier razón incluyendo las condiciones climáticas adversas. 

A pesar del intento de los regentes comerciales (Liberty Media) de aumentar de tres a seis las carreras cortas de 100 kilómetros, por razones de no ofrecer garantía económica para los equipos que puedan quedar con daños en sus monoplazas, se terminarán haciendo tres al igual que en 2021 (Imola, Austria y Brasil). La gran diferencia con el formato previo, es que estas carreras cortas no definirán la “Pole Position”, pero si la parrilla de salida de la carrera propiamente dicha. Desde el punto de vista estadístico, la Pole será -como siempre- definida en la tercera tanda de clasificación (Q3) que en esos tres eventos se hará el viernes en la tarde. 

La carrera corta o Sprint, de ahora en adelante, otorgará puntos a los 8 primeros clasificados con 8 unidades al primer lugar y luego uno menos en orden descendente hasta un punto al octavo clasificado. Así, un piloto podrá obtener un máximo de 34 puntos, si gana el Sprint el sábado, la carrera el domingo y logra en esta la vuelta más rápida. 

El segundo cambio importante en las regulaciones deportivas que produjo la reunión de la Comisión de Fórmula Uno del pasado lunes 14 en Londres, fue con respecto al tratamiento de las carreras acortadas por algún incidente o condiciones meteorológicas adversas. Para obtener puntos, se requerirá que el líder al menos complete un mínimo de dos (2) vueltas de la carrera, sin vehículo de seguridad virtual (VSC) o en pista (SC). 

El sistema de puntaje, que en el pasado era simplemente la mitad para los clasificados entre los 10 primeros, si la carrera no alcanzaba el 75% del total estipulado, se está cambiando en forma escalonada de acuerdo a la distancia total lograda. Menos del 25% del total, cinco (5) clasificados con 6 puntos para el primero (24% de 25 en una carrera completa), 4 para el segundo y luego uno menos hasta el quinto con una unidad. Si se termina la carrera antes del 50% (la mitad de las vueltas estipuladas), clasificaran con puntos los 9 primeros, otorgando 13 al ganador (52% de una carrera no acortada), 10 al segundo, 8 al tercero, 6 al cuarto y luego uno menos hasta un solo punto para el noveno en cruzar la meta. Finalmente, si no alcanzan al 75% de la distancia estipulada, se otorgarán puntos a los 10 primeros, con 19 para el primer lugar (76% de lo habitual), 14 para el segundo, 12 para el tercero, 9 para el cuarto, 8 para el quinto, 6 para el sexto, 5 para el séptimo, luego 3, 2 y 1 para el octavo, noveno y décimo respectivamente 

Estos cambios requieren ser ratificados en la próxima reunión del Consejo Mundial de la FIA a celebrarse el 19 de marzo, un día antes de la primera carrera de la temporada en Bahrein (el 18 es el evento social). En dicha reunión se decidirá sobre los resultados de la investigación sobre los eventos ocurridos en la última carrera de la temporada pasada en Abu Dhabi, en la cual se coronó Max Verstappen campeón de pilotos, al adelantar en la última vuelta a Lewis Hamilton, encaminado a su octavo título hasta que la intervención del Vehículo de Seguridad neutralizó la carrera y fue relanzada sin los 5 vehículos que estaban entre el primero y segundo lugar, dando al neerlandés una ventaja en una vuelta porque su equipo había colocado neumáticos más rápidos durante el periodo de neutralización. 

Aunque los medios británicos se han lanzado en una campaña de descrédito a la FIA si no se revierte el resultado y se proclama verdadero campeón al “único merecedor del título” Sir Lewis Carl Hamilton, no es imaginable más que una aceptación de error arbitral (a menos que se compruebe una conspiración prediseñada) y un posible despido del director de las carreras, el australiano Michael Masi; quien también se podría mantener en el cargo, quizás con una nueva función o repartición de responsabilidades en un nuevo formato de dirección de los eventos. 

Solo pensar en lo que podría ocurrir como consecuencia de lo que algunos medios aclaman como necesario y que celebrarían -no todos- los seguidores del piloto británico, quien además en la actualidad de acuerdo a los sondeos y encuestas, está por detrás en popularidad del recién coronado, pudiera ser aun más desfavorable para la credibilidad de la categoría y de las autoridades recién cambiadas, incluyendo al nuevo presidente, el emiratí Mohammed bin Sulayem. La reacción de una buena cantidad de la fanaticada, especialmente los seguidores “naranja” podría ser de muy mala aceptación. Basta ver los videos que muestran a los espectadores presentes en el circuito Yas Marina en esa última vuelta de la temporada pasada, para uno darse cuenta del desborde de pasión y las emociones que ofrecía el espectáculo del mano a mano que tenían a la vista. 

Los resultados de la investigación, son esperados con mucho interés. La decisión ulterior debe ser muy bien pensada. Sin duda, una dura prueba para el nuevo gobierno de la FIA. 

formulaburgerf1@gmail.com 

Se el primero en Comentar

Deja un Comentario

Su correo no sera publicado.


*